Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

ATRÁS QUEDABA DÖSEN (capítulo 33)

LA LUZ DEL SOL SE APAGÓ Sophia Brahe preparaba un remedio espagírico con plantas que ella y Kima habían recogido del huerto. La joven mallorquín no perdía de vista los pasos necesarios en la elaboración del reconstituyente, del cual, la incansable horticultora, astrónoma y alquimista hermana de Tycho Brahe, esperaba obtener superiores propiedades terapéuticas del medicamento. El laboratorio de alquimia comenzaba a emitir el olor de la planta viva cortada en pequeños trozos a mano. Todo estaba perfectamente dispuesto en el laboratorio para dividir en sus componentes básicos el “azufre”, “mercurio” y la “sal” filosóficos, de cada una de las hortalizas a las que más tarde se les desecharían todas las sustancias inútiles. Sophia acomodaba los utensilios de destilación en el fuego para extraer los aceites esenciales. Mediante la emisión del vapor obtendría el “azufre”. Posteriormente la fermentación del resto de la planta y la destilación del alcohol producido darían lugar a la

Últimas entradas

URANIBORG (capítulo 32)

LA ISLA DANESA DE HVEN (capítulo 31)

LA PASIÓN DE RODOLFO II (capítulo 30)

UN ASUNTO IMPORTANTE (capítulo 29)

ABRUMADORA SOLEDAD (capítulo 28)

LA FERIA DEL MANUSCRITO (capítulo 27)

¿TÚ LO INVENTASTE? (capítulo 26)